Jujuy OnLine Noticias

19 de octubre, jornada de lucha contra el Cáncer de Mama

El mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, contribuye a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

Cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos y 458 000 muertes por cáncer de mama (IARC Globocan, 2008). El cáncer de mama es, de lejos, el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. En los países de ingresos bajos y medios, su incidencia ha aumentado constantemente en los últimos años debido al aumento de la esperanza de vida y de la urbanización, así como a la adopción de modos de vida occidentales.

Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas. En cambio, cuando se detecta tardíamente es raro que se pueda ofrecer un tratamiento curativo. En tales casos son necesarios cuidados paliativos para mitigar el sufrimiento del paciente y sus familiares.

La mayoría de las muertes (269 000) se producen en los países de ingresos bajos y medios, donde la mayoría de las mujeres con cáncer de mama se diagnostican en estadios avanzados debido a la falta de sensibilización sobre la detección precoz y los obstáculos al acceso a los servicios de salud. El caso de María (véase más adelante) ilustra esta situación dramática que afecta a miles de mujeres en entornos con escasos recursos, pero que se puede cambiar si se implantan programas de salud pública adecuados.

La OMS fomenta los programas integrales de lucha contra el cáncer de mama como parte de los planes de lucha contra el cáncer. Las estrategias recomendadas de detección precoz para los países de ingresos bajos y medios son el conocimiento de los signos y síntomas iniciales y la demostración de cómo se realiza la autoexploración de la mama. Los programas de detección mamográfica son muy caros y solo resultan viables en países con una buena infraestructura sanitaria que se puedan costear programas a largo plazo.

Prevención y controles

“Si querés cuidarte, salí de tu casa”, propone la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec) alentando a volver a los controles de rutina y a los tratamientos programados a causa de la cuarentena obligatoria, recomendación a la que se suman otras instituciones y profesionales dedicados al seguimiento de esta enfermedad, en el marco del mes de concientización sobre el cáncer de Mama y el día mundial que se celebra el 19 de octubre.

“Cada año se diagnostican en la Argentina más de 21 mil nuevos casos de cáncer de mama, y mueren más de 6 mil mujeres por la enfermedad. Demorar los controles médicos hasta que termine la cuarentena puede significar llegar tarde al diagnóstico, habiendo perdido la oportunidad de recibir un tratamiento en forma temprana, lo que siempre ofrece un mejor pronóstico”, consignó a Télam el licenciado Diego Paonessa, director general de Lalcec.

“Si es detectado a tiempo, el cáncer de mama es curable en más de un 90% de los casos”, apuntó Paonessa y contó que un reciente trabajo presentado en la 12da Conferencia Europea de Cáncer de Mama incluyó un análisis que proyectaba la manera en que debido a la falta de controles y a la interrupción de los estudios preventivos a causa de la pandemia por el coronavirus, podría aumentar la mortalidad por cáncer de mama.

Según estas proyecciones, en nuestro país se alcanzaría un número aproximado de 400 muertes adicionales.

Y en esa misma línea, añadió que “otro artículo publicado en la prestigiosa revista internacional The Lancet amplió el concepto de ‘pandemia’ de Covid-19 al de ‘sindemia’, que incluye además todas las consecuencias por la desatención de las enfermedades crónicas no transmisibles (entre ellas el cáncer) por el miedo al contagio de coronavirus”.

Paonessa señaló que desde Lalcec, junto con Fundación AVON, “estamos preocupados por la disminución de los controles preventivos que se registraron este año”.

Y continuó: “El mes pasado la reducción de mamografías era del 60%. De ahí que iniciaron una campaña para ofrecer mamografías gratuitas en su sede de Buenos Aires para quienes no tengan cobertura médica y prestarán sus consultorios en forma gratuita para aquellos médicos que los necesiten para seguir atendiendo a sus pacientes”.

“Siempre –acotó- respetando todos los recaudos recomendados por las autoridades sanitarias, para que las mujeres retomen las consultas de rutina con sus médicos, se realicen los controles mamarios habituales y, en los casos ya diagnosticados, no discontinúen sus tratamientos y sigan las indicaciones de su médico”, insistió el director general de Lalcec.

Paonessa reiteró que desde su institución insisten en la necesidad de educar y tratar de descomprimir el sistema de salud pública para tener diagnósticos tempranos de esta enfermedad, que representa el casi 20% del total de los casos de cáncer y que progresivamente –y gracias a los controles preventivos y precoces- vienen descendiendo desde hace ya varios años”.

Y celebró que desde que comenzaron la campaña –hace dos semanas-, “la respuesta fue increíble, se agotaron los turnos” y dijo que van a “seguir ofreciendo mamografías gratuitas también en los meses de noviembre y diciembre”.

“Hasta no hace mucho –comentó el director de Lalcec- no te permitían ir al médico sino era una urgencia. Lo que era comprensible ya que había que atender lo urgente, y dejar de lado lo importante. El Covid era lo urgente y el cáncer lo importante. Hoy lentamente, y con cuidados, estamos volviendo a cierta normalidad”, concluyó.

“Resulta necesario lograr un equilibrio entre la prevención de la infección por coronavirus y las consecuencias que pueden derivarse de la falta de consultas preventivas de las mujeres sanas, así como de la falta de control de las pacientes sintomáticas o ya tratadas por cáncer de mama”, indicaron en consonancia, desde la Sociedad Argentina de Mastología (SAM).

“Entendemos -aclara la SAM- que la demora excesiva en las consultas puede acarrear riesgos mayores a los que se pretende evitar. Es por esto que sugerimos a quienes hayan retrasado sus controles, retomar los mismos de manera de no perder la posibilidad de la detección oportuna de las patologías de la mama”.

Actualmente la consulta médica programada, así como la atención en centros de diagnóstico se encuentra habilitada, incluyendo la atención para controles de rutina.

Desde la SAM destacan que en los consultorios y centros de diagnósticos se toman múltiples medidas para disminuir el riesgo de contagio, a fin de que “los beneficios de realizar la consulta con el mastólogo sean mayores que los eventuales riesgos”.

Desde la Asociación Argentina de Cirugía, el especialista en mastología, doctor Juan Luis Uriburu recuerda a Télam que “el cáncer de mama es un tumor maligno que se da más frecuentemente en las mujeres. Se origina por la reproducción descontrolada, de células anormales en la mama y a pesar de que en algunos pocos casos se conocen ciertas causas genéticas que lo provocan, en la mayoría de las veces, se desconoce su causa. Esta enfermedad, detectada a tiempo tiene cerca de 95% de chances de curación, por lo que resulta vital la visita al mastólogo y la realización de los estudios de control”.

Uriburu, que es también jefe de Servicio de Mastología del Hospital Británico de Buenos Aires, lamentó que “como consecuencia del abandono de controles durante la cuarentena aparecen datos que podrían llegar a ser preocupantes”.

“Anualmente -dijo-, en todos los centros de diagnóstico y tratamiento existe una estadística de los casos nuevos de cáncer de mama que se diagnostican y tratan. Y ese número es algo que habitualmente se mantiene o, incluso, presenta un ligero aumento año a año. Habiendo transcurrido 6 meses del inicio del aislamiento, es notorio que se está recibiendo, atendiendo, diagnosticando y operando sólo entre el 30 y 40% de dichos casos. Lo que quiere decir que hay aproximadamente un 60% de casos nuevos de cáncer de mama que aún no han sido diagnosticados y, por ende, tampoco tratados”.

La consecuencia será, acotó el mastólogo, que “cuando concurran a la consulta, es posible que se diagnostiquen en una etapa algo más tardía de lo habitual, con probabilidad de necesitar tratamientos tal vez más agresivos y con disminución de oportunidades de curación”.

De ahí que Uriburu, al igual que sus colegas, aconseja que las mujeres no dejen de realizar la consulta presencial con el mastólogo y la realización de la mamografía anual en el momento que corresponda”.

Según los especialistas, el 85% de los tumores puede ser detectado por medio de una mamografía anual.

FUENTE: OMS y Telam

Comentarios

Relacionadas

Amplia agenda de actividades por el mes de la No Violencia contra las Mujeres

Editor

COVID, provida y finde, algunas de las nuevas incorporaciones al diccionario de la RAE

Editor

Por el consumo de bebidas azucaradas, más de 800 mil argentinos se enferman por año

Editor