Jujuy OnLine Noticias

Entre denuncias y denunciados: Un abogado y ¿una jueza? contra el Superior Tribunal de Justicia

Un abogado denuncia a jueces del Superior Tribunal de presunto robo de un expediente del despacho de la jueza Bernal. La jueza nada dijo al respecto.

El abogado peronista Héctor Hugo Huespe presentó una denuncia penal contra 6 (seis) jueces del Superior Tribunal de Justicia, 2 (dos) Secretarios Judiciales del STJ y 2 (dos) funcionarios municipales por presunta sustracción ilegal de un expediente y usurpación de competencias. Lo llamativo es que la denuncia indica que el expediente habría sido extraído “ilegalmente” del despacho de la jueza María Silvia Bernal, en tanto la propia jueza no realizó denuncia alguna ni se expidió aún sobre el presunto delito que habrían cometido sus pares, según lo indica el abogado al que la propia jueza permitió que firmara con un punto (.) más allá de haber pedido informes al Banco Macro y al Colegio de Abogados y conocer que la firma del abogado militante del PJ no es un punto, sino una firma.

Huespe acusa a quien en ese momento era presidente del Superior Tribunal, que renunció luego por otras razones, Pablo Baca; al vocal José Manuel del Campo; a la vocal Nélida Lamas, a la jueza Beatríz Altamirano, a la jueza Clara Aurora de Falcone y al vocal habilitado en feria Federico Otaola. Según el abogado, éstos jueces, en forma conjunta con dos secretarios judiciales, habrían “sustraído ilegalmente” un expediente que lo tiene como protagonista, en el que firma con el famoso punto (.), durante la feria judicial.
La contraparte de Huespe, en el ya legendario y famoso expediente conocido como “el de la firma con un punto” había solicitado la apertura a feria antes del 31 de diciembre. La Secretaria Judicial del caso informó al respecto que “al momento de entregar los expedientes con pase a feria y con pedido de pase a feria, estos autos no se encontraban físicamente en el despacho de la jueza Bernal, sino que fueron entregados a los funcionarios que quedarían habilitados en dicho receso…”

La juez Bernal se había tomado vacaciones durante los primeros días de feria de enero, por lo que obviamente el expediente debía quedar en manos de los jueces que estaban habilitados en feria. Sin embargo, Huespe denuncia a jueces del Superior Tribunal de actuar como se presume que debían actuar en feria, es decir, proseguir con el proceso del expediente, aunque sea el famoso expediente del punto, tal como lo indican los códigos que gobiernan el derecho en nuestro país y la provincia.

Pero eso no es todo, lo más sorprendente es que Huespe denuncia un presunto “robo” del despacho de una jueza, pero la jueza, la supuesta víctima de la “sustracción ilegal” no denunció nada. Entonces, Huespe viene a convertirse en el defensor sui generis de la jueza que le permitió firmar con un punto, en un expediente presentado nada más y nada menos que ante el Superior Tribunal de Justicia, sin que la misma jueza haya hecho la denuncia pertinente. La situación es por lo menos rara.

Y es más rara aún porque la jueza Bernal no dijo nada al respecto. Ni ratificó lo que denuncia el abogado Huespe ni rectificó. Es decir dejó hacer. Ergo, está claramente permitiendo que se cuestione la probidad de sus colegas jueces y abogados, porque dice un antiguo dicho “el que calla otorga”.

Otro tema es, si es cierto que los jueces habrían actuado cometiendo un delito sustrayendo un expediente del despacho privado de Bernal, ¿cómo es que Huespe sabía que el expediente estaba en el despacho de Bernal y no en la oficina que corresponde? O Huespe es un fabulador notable ó Bernal se lo contó. Si es la primera hipótesis, ¿cómo la jueza Bernal permitiría que un fabulador acuse a sus colegas jueces y vocales del Superior Tribunal de Justicia de presuntos ladrones?

Y si es la segunda hipótesis… ¿Bernal habla con los protagonistas de los expedientes que tiene que resolver y les cuenta dónde están guardadas las actuaciones? Ó ¿Bernal tiene alguna vinculación de amistad o de correspondencia militante ó de partido político con Huespe? De ser así, debió excusarse del expediente, sin embargo fue ella misma la que habilitó que Huespe firme con un punto, mintiendo flagrantemente ya que según la misma jueza logró constar en el expediente en cuestión, Huespe firma con una firma cuando se trata de un banco, por ejemplo.

Peor aún, si Bernal conocía un presunto delito cometido como funcionaria pública tiene la obligación de denunciar. Y si la denuncia de Huespe es falsa, entonces también tiene la obligación de denunciar.

Finalmente, Bernal fue rápida para responderle al gobernador respecto de la aplicación SIMMOV en el que falló acerca de una cautelar. Sin embargo, de una acusación tan grave contra la probidad de sus colegas vocales del Superior Tribunal de Justicia, aún no ha dicho “ni mu”. Raro ¿no?

Por Rosario Agostini

Comentarios

Relacionadas

Postergaron la autopsia al cuerpo de la mujer de Humahuaca

Editor

El Gobierno pidió la prisión domiciliaria para Ricardo Jaime por el coronavirus

Editor

Se reanuda por videoconferencia el juicio oral a Ricardo Echegaray

Editor