Jujuy OnLine Noticias

Las mil caras de Luis Ventura, el DT que entrena equipos como Lanata y Moria Casán

Futbolista frustrado, reconocido por su trabajo como periodista de espectáculos, pasó por El Porvenir y Claypole y logró un ascenso con Victoriano Arenas a la Primera C.

«Cuando salgo a la cancha los hinchas rivales me gritan ‘puto’, me gritan ‘Ventura se la come, Polino se la da’… ¿y qué? A mí me gusta provocarlos». Luis Ventura, director técnico de Victoriano Arenas, tiene un posgrado en administración de la polémica y una maestría en manejo de los medios de comunicación. Y lo que hace delante de las cámaras también lo repite en las canchas de fútbol.

Se define como “futbolista frustrado”. Es que en los 70 hizo Inferiores en Lanús, llegó a la Primera, hizo una pretemporada con Huracán, le ofrecieron ir a The Strongest de Bolivia y no quiso, recaló en Victoriano Arenas y fue tentado por varios clubes de Primera -entre los que él mismo destaca al “Boca austero del Toto Lorenzo”- y tampoco quiso. Y entonces se retiró. Esa elección, más allá de cualquier preferencia personal, tuvo que ver con que para entonces ya había comenzado a escalar como periodista en el Diario Crónica, donde trabajaba junto a su padre.

Se metió de lleno en los medios de comunicación. Infama, Animales Sueltos, Polémica en el Bar… pero todos en Argentina lo conocen por su trabajo en Instrusos, el programa de los mediodías de América TV que co-condujo con Jorge Rial durante más de una década. Por allí pasaron todas las figuras del espectáculo. Fue en esa pantalla que hizo el posgrado y el máster.

¿Y con el fútbol qué pasó? “Entonces me hice jugador de potrero, DT de potrero, DT de country y DT de mis hijos”. Fue justamente por ellos que terminó volcándose a la dirección técnica profesional. “Escuchaba las charlas técnicas y dejaban mucho que desear, entonces dije ‘yo esto lo puedo hacer de taquito’”.

Su oportunidad como entrenador de Primera la tuvo con El Porvenir, en 2008, como bombero para apagar un incendio. El arreglo era solo por cuatro partidos. “Nos salvamos”. Volvió en 2013, otra vez en tiempos de crisis. “Fue la mejor campaña que hizo el Porve en Primera C, pero teníamos un promedio condenatorio y nos terminamos yendo al descenso por un punto, pero con muchas cosas turbias”, dispara.

No es la única oportunidad en la que Luis Ventura desliza una mano negra para perjudicarlo. Recuerda que también pasó “algo raro” en el Victoriano Arenas-Huracán de la Copa Argentina 2018: “Perdimos por un penal que solo vio el árbitro; además, el partido se suspendió por lluvia y se reprogramó para el día siguiente, cuando todos nuestros jugadores tenían que ir a trabajar”.

«Cuando salgo a la cancha los hinchas rivales me gritan ‘puto’, me gritan ‘Ventura se la come, Polino se la da’… ¿y qué? A mí me gusta provocarlos»

Cuenta también que él conoce el “detrás de cámara”, y que así como se enteraba de las noticias del espectáculo en tiempo récord, también le pasa con el fútbol: “Cuando me voltean, me enteró a los dos días y también me entero de quiénes intervinieron”. Y que putea y que reclama, porque esa es su función en la dupla técnica con Emanuel Ibáñez: “Te tenés que llevar puesto a un Ventura reclamándote algo. Además yo sé de reglamento. Yo hice el curso de árbitro. A mí no me boludean”, dice de sí mismo. A Ibáñez, su actual dupla técnica en Victoriano Arenas, lo dirigió en su paso como DT de Claypole y lo sumó cuando Sergio Geldstein, su viejo ladero, se fue a Armenio a fines de 2021.

Ventura ya lleva más de una década en el mundo del fútbol, con un descenso (con El Porvenir en 2013) y un ascenso con CAVA a Primera C en 2018. ¿Qué cosas cambiaron en todo ese tiempo? “Mucho, pero hay algo que aprendí y creo que Chilavert fue un maestro en eso. Se hacía odiar, era el que atraía las puteadas porque sabía que tenía espalda. Algo parecido es lo que hago yo desde mi lugar”.

Los equipos de Luis Ventura, entre Lanata y Moria Casán

Años atrás, en diálogo con Página 12, Luis Ventura había dicho que “el fútbol y el espectáculo son el mismo mono con distinto vestido”, porque en ambos mundos hay vedettes, figuritas, estrellas y egoísmo. Y también porque ambos están regidos por la lógica del negocio.

En este vínculo, Ventura tiene claro que sus equipos -ahora Victoriano Arenas, antes El Porvenir y Claypole- tienen “mucho que ver con Jorge Lanata, que es un tipo protagonista, incisivo y que va al hueso de visitante y de local”. ¿Qué más? “Jugamos lindo, tenemos la belleza de Moria Casán; empieza el partido y les decimos a los rivales ‘si querés llorar, llorá’”.

 “Te tenés que llevar puesto a un Ventura reclamándote algo. Además yo sé de reglamento. Yo hice el curso de árbitro. A mí no me boludean”

La historia que une a Ventura, Ricky Fort, su novio, Diego Maradona y Diego Jr.

Año 2012. Luis Ventura, por entonces técnico de El Porvenir, responde a la pregunta de qué jugador le gustaría tener en el plantel: “Diego Junior”, dice. El hijo de Maradona, que por entonces llevaba el apellido de su madre, tenía 27 años y venía de integrar el plantel de Associazione Sportiva Dilettante Quarto, de la Serie D del fútbol italiano. “Me significaba chorear con los derechos a Italia y, además, yo sabía que le pegaba con un fierro a la pelota parada”, recuerda Ventura.

¿Cómo entra Ricardo Fort en esta historia? El chocolatero, que en un principio había tenido buena onda con Maradona, estaba enojado con el Diez porque le había prometido una visita a Fort Night Show que nunca se había concretado. Entonces, como venganza, había decidido financiar la llegada de Diego Junior a El Porve: dinero, un piso en Puerto Madero, un BMW, dos guardias de seguridad… La cuestión es que Ventura fue a buscar a Diego Junior al aeropuerto, pero el futbolista nunca llegó.

El siguiente capítulo llegó con un pedido de Fort a Ventura como devolución de favores: “Ahora yo necesito que lleves a jugar a El Porvenir a mi novio, Rodrigo Díaz”. El DT accedió, sabiendo el impacto que podía tener esa noticia. Y acertó. “El primer día -recuerda- había más de cien personas en el vestuario, todos querían ver al pibe bañándose, querían saber qué tenía para estar de novio con Fort”.

 

Fuente: tycsports.com

Comentarios

Relacionadas

Gimnasia le ganó al puntero Belgrano y se ilusiona

Editor

Gimnasia recibe a Belgrano con hinchada visitante: Precio y lugar de venta de entradas

Editor

Lanzamiento de la «Liga Provincial de Deporte Adaptado»

Editor