Jujuy OnLine Noticias

Causa Cuadernos: Baratta volvió a negar las acusaciones, habló de “persecución” y reclamó la nulidad de los arrepentidos

La causa ya fue elevada a juicio, con Cristina Kirchner como principal acusada. El juez Ercolini avanza con una causa “residual” sobre los pagos de empresarios y los listados de Clarens.

Roberto Baratta, la ex mano derecha de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación, volvió a rechazar hoy en indagatoria las acusaciones en su contra en el marco de la llamada causa “Cuadernos”. Al declarar en una reactivación del expediente que quedó en instrucción, Baratta sostuvo que es víctima de una “persecución indebida” e “infamante” y advirtió que las declaraciones de los arrepentidos, corazón de la causa, deberían “darse por caídas”, indicaron fuentes judiciales.

Es que, según advirtió, empresarios como Carlos Wagner o Hugo Dragonetti declararon en forma diferente a lo que habían dicho en circunstancias de la explosión de la causa de los cuadernos, cuando varios de los implicados buscaban convertirse en imputados colaboradores ante el temor de ir presos.

El ex secretario de Coordinación del ex Ministerio de Planificación cerró este lunes una lista de indagatorias por zoom fijadas por el juez federal Julián Ercolini y reveladas hace unas semanas, en el marco de lo que fue la reactivación de la causa cuadernos, ya elevada a juicio oral con Cristina Kirchner como una de sus principales acusadas. La defensa presentó un escrito y la fiscalía no estuvo presente en el trámite. Ahora, Ercolini deberá resolver si dicta procesamientos, sobreseimientos o falta de mérito en este tramo de la investigación.

En el inicio de su indagatoria, lo primero que hizo Baratta, que estuvo un año y medio preso en este expediente, fue decir que “siempre y cada una de las veces” que un juez lo citó se presentó y brindó sus explicaciones. Lo hizo a través de un escrito que presentó su abogado, Alejandro Rúa.

Luego Baratta sostuvo que esta nueva indagatoria en la causa de los cuadernos se trata de una “persecución indebida”. “Pues ese juzgado no tiene jurisdicción sobre los hechos del caso, porque los ha elevado a juicio o competen a otra autoridad. Y además por la ilegal actuación que se evidenciara a lo largo de esta causa y las que se pretendieron conexas”, sostuvo el ex funcionario.

Baratta aludió la falsa pericia en la causa GNL, el caso que ancló este megaexpediente al juzgado de Claudio Bonadio con la intervención del fiscal Carlos Stornelli; la difusión de sus conversaciones con sus defensores en el marco de llamada causa Operativo Puff o la reciente publicación de mensajes de su celular ordenados en el marco de este expediente. “Dicha práctica violatoria de derechos ha sido un signo de este trámite”, sostuvo.

Roberto Baratta junto a Julio De Vido en épocas del Ministerio de Planificación
Roberto Baratta junto a Julio De Vido en épocas del Ministerio de Planificación

“Más allá de ello, vuelvo a negar una vez más cada uno de los hechos que me imputan. Y respecto de las declaraciones actuales de distintos imputados, advierto que sus cambios y contradicciones con las anteriores se dan por el actual contexto, diferente con aquel de la extorsión en que se concretaron y que confirman, cuando el fiscal blandía en 2018 su sortija para que se involucre en supuestos delitos a Néstor Kirchner o a Cristina (Fernández) y a quienes fuimos sus funcionarios. Se recuerda que aún se mantienen en el trámite las agraviantes consideraciones del extraviado juez (Claudio) Bonadio respecto de Néstor (Kirchner) cuando ya había fallecido y no podía defenderse. Todo este caso es la muestra de una persecución infamante”, afirmó.

Sobre la acusación que motivó su convocatoria, en relación al pago de coimas que habría recibido del empresario Hugo Dragonetti, Baratta afirmó ese empresario “vuelve a mentir, de la misma forma que lo hizo antes, ya que nunca recibí dinero de su persona, ni de su hijo, ni de su empresa, y esta gran mentira queda reflejada en las distintas planillas presentadas por (Ernesto) Clarens”.

“Ahora, en su nueva declaración, aclara que yo no tenía ninguna injerencia en las obras de su empresa y que hablábamos de política y otras cosas en una relación siempre cordial. Igual (Alberto) Taselli, del que nunca recibí dinero en ningún concepto y sigue sin poder aportar ninguna información ni prueba que respalde sus dichos. Así, en su ‘acuerdo de arrepentido’ con el fiscal se comprometió a aportar información sobre supuestos sobreprecios en distintas licitaciones de la puesta en marcha de Atucha 2 o sobre supuestos negociados en el alquiler de pequeños generadores de electricidad, acusándome de toda esa operatoria en la que no participé y nunca presentó prueba o documentación alguna que pueda respaldarlo”, sostuvo.

En su descargo, Baratta también apuntó contra el empresario Mauro Guatti. Afirmó que su declaración “deja al desnudo las mentiras formuladas por su socio, Carlos Wagner, en su acuerdo de arrepentido” ante el fiscal Carlos Stornelli en 2018. “Acreditó que la atribución de tales pagos o entregas de dinero eran falsas y que siquiera estuvo en Buenos Aires en la fecha que se dicen concretadas, e incluso aclaró que él también fue víctima de su socio y cree que Wagner lo involucró por lo mortificado que estaba al estar detenido”, dijo.

Según señaló Baratta, “dichas circunstancias extorsivas cambiaron cuando tuvo que declarar como testigo en el juicio Vialidad y bajo juramento desconoció allí cualquier tipo de beneficio y cartelización”.

Carlos Wagner, junto a la ex presidente Cristina Kirchner (NA).
Carlos Wagner, junto a la ex presidente Cristina Kirchner (NA).

“Fue a Wagner a quien le encontraron una cuenta bancaria oculta en Suiza con millones de dólares. Y ni como arrepentido habló de su relación con Clarens”, recordó Baratta. El hallazgo de ese dinero en Suiza había sido informado por el ex titular de la UIF durante el macrismo Mariano Federici en un encuentro de IDEA en 2018.

Para Baratta, “las imputaciones siguen sosteniéndose en sus dichos acomodaticios y sin respaldo, en los que (los imputados colaboradores) tratan de mejor amoldarse frente a la acusación amañada. En tales condiciones, además, los acuerdos con arrepentidos deberían darse por caídos”. Con estas palabras y el agregado “Será Justicia”, el acusado cerró su declaración indagatoria.

Baratta fue llamado a indagatoria en una parte “residual”, porque la gran parte del expediente ya fue elevado a juicio oral, en donde la vicepresidenta Cristina Kirchner es la principal acusada como jefa de una asociación ilícita que recaudaba dinero entre empresarios que hacían negocios con el Estado. Precisamente, Baratta era, según la investigación judicial, el “cobrador” y su chofer, Oscar Centeno, el que decidió escribir en distintas libretas aquellas travesías.

El juez federal Ercolini, a cargo interinamente del juzgado que comandó Claudio Bonadio, ordenó ahora la indagatoria de Baratta, de su asistente Nelson Lazarte, y del ex funcionario de Planificación Hernán Gómez. Todos ellos ya fueron enviados a juicio oral. Pero además el juez dispuso la citación como sospechosos a un grupo de empresarios que ya aparecían vinculados a la investigación.

Se trata, agregaron las fuentes, de pruebas que aluden a la declaración como arrepentido que prestó el financista Clarens quien -en otra causa- está procesado por lavado de dinero vinculadas a la obra pública. Como arrepentido, después de idas y vueltas al juzgado de Bonadio para que lo aceptaran como tal, Clarens aportó listas con los montos que pagaron los empresarios de obra pública en coimas y que luego le entregaba a emisarios del kirchnerismo. Dio los nombres de todos y cada uno de los “valijeros” que en representación de las empresas llevaban las coimas hasta su financiera.

Sobre ese escenario, Ercolini resolvió citar en indagatoria al empresario Hugo Alberto Dragonetti, dueño de la firma Panedile y reconocido en la provincia de San Juan, sobre todo por su participación en las obras de los diques Los Caracoles-Punta Negra y en los arreglos de la ruta 40 Sur; y de su hijo, Hugo Dragonetti.

Hugo Alberto Dragonetti y el empresario Gustavo Dalla Tea fueron citados a indagatoria por los dichos de Clarens en la causa por la cartelización de la obra pública (o “la camarita” como le dicen muchos defensores) en donde el juez Bonadio avanzó en una asociación ilícita que habían conformado los empresarios que hacían negocios con el Estado.

Hugo Dragonetti, empresario (@estacionminera)
Hugo Dragonetti, empresario (@estacionminera)

Ercolini imputó a Hugo Dragonetti de haber “participado en pagos que habría ordenado su padre, Hugo Alberto Dragonetti, coordinándolos telefónicamente y/o aportando dinero”. Se trata de varios pagos en dólares durante 2010 entregados a Baratta (el primero un bolso con 800 mil dólares, después 450 mil y otro de 750 mil pesos). “Dragonetti se desempeñaba como presidente de la firma ‘Panedile’, la cual resultaba adjudicataria de licitaciones llevadas a cabo en el ámbito del ex Ministerio de Planificación, Inversión Pública y Servicios de la Nación”. Cuando le tocó declarar, su padre aseguró que su hijo no estaba involucrado en las decisiones.

También fue llamado a indagatoria el empresario Alberto Taselli, hermano de Sergio Taselli y quien estuvo a cargo de la concesión de la línea San Martín del ferrocarril y controló la mina de Río Turbio, en Santa Cruz. A Taselli se le adjudica haber entregado dinero en 2013 a Baratta y Lazarte en el Yacht Club Argentino, sito en la calle Cecilia Grierson 500 de esta ciudad. “Taselli se desempeñaba como presidente de la firma “Faraday”, la cual contaba con contrataciones en el ámbito del ex Ministerio de Planificación, Inversión Pública y Servicios de la Nación”, señala el juez.

El juez citó también a Mauro Guatti, socio en Esuco del arrepentido Carlos Wagner. “Respecto de Mauro GuattiI se le imputará haber participado de los pagos que habrían sido ordenados por Carlos Guillermo Enrique Wagner por la firma “ESUCO S.A”, los cuales se concretaron en el domicilio de la calle San José 151 de esta ciudad, donde tenía sede la empresa, los días: 7 de agosto de 2013 y 6 de septiembre de 2013, oportunidad en que Roberto Baratta y Nelson Lazarte habrían retirado dinero del lugar que trasladaron en un bolso y el día 27 de julio de 2015, oportunidad en la cual habría retirado el dinero Lazarte que luego se lo dio a Baratta”, se afirmó. GUATTI se desempeñaba como director y accionista de la firma, la cual resultaba adjudicataria de licitaciones llevadas a cabo en el ámbito del ex Ministerio de Planificación.

 

Fuente: Infobae.com

Relacionadas

Detuvieron a tres personas por supuesta estafa a la empresa que trabajaban

Editor

Caso Lola Chomnalez: Condenaron a 27 años y medio de prisión al femicida

Editor

Inició el juicio contra un sacerdote acusado de abusar a una niña en El Carmen

Editor