Jujuy OnLine Noticias

El Laboratorio de Hemoderivados de la UNC avanza en un medicamento para tratar a pacientes con COVID-19

El Dr. Sergio Oviedo, director de Sustentabilidad y Comunicación Institucional, se refirió al medicamento en el que trabaja el laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba, para el tratamiento de pacientes con COVID-19.

En el marco de la emergencia sanitaria planteada por la pandemia del COVID-19, además de las medidas implementadas por el gobierno nacional en relación al aislamiento social, preventivo y obligatorio, y la adecuación de la infraestructura sanitaria, es necesario avanzar en otras terapias a los efectos de mejorar la recuperación de los pacientes afectados con distintos niveles de criticidad y de minimizar los efectos en el sistema sanitario.

En este contexto el Laboratorio de Hemoderivados puso a disposición del Ministerio de Salud de la Nación al desarrollo y producción de un concentrado de anticuerpos para el tratamiento de pacientes críticos con diagnóstico positivo para COVID-19. Un medicamento de estas características se plantea como una alternativa terapéutica y biológicamente segura.

El laboratorio de Hemoderivados de la UNC es reconocido en nuestro país y a nivel continental por el desarrollo y producción de medicamentos derivados del plasma.
Una experiencia de más de 55 años nos permite encarar el desarrollo y producción de inmunoglobulina enriquecida con anticuerpos anti COVID 19.

La materia prima se obtiene a partir de identificar, examinar y seleccionar a donantes voluntarios que se han recuperado de COVID-19 para que puedan donar su plasma en determinados bancos de sangre que cumplan con el protocolo sanitario dispuesto por las Autoridades de Salud Nacionales y Provinciales en esta emergencia.

Las personas que se curaron del COVID 19 tiene muchos anticuerpos en un componente de su sangre que se llama “plasma” y en este caso es lo que llamamos “plasma convaleciente”.

El plasma convaleciente se empleará para producir una inmunoglobulina enriquecida, que una vez sometida a diversos estudios de seguridad y de empleo que demuestren su eficacia, la convertiría en tratamiento potencial para quienes cursan la enfermedad.

A nivel mundial empresas farmacéuticas en conjunto con Autoridades Regulatorias internacionales están trabajando a contrarreloj en la elaboración y prueba de diferentes alternativas terapéuticas, entre las que se encuentran la gammaglobulina enriquecida.

Las inmunoglobulinas hiperinmunes o enriquecidas son un medicamento biológico derivado del plasma que han demostrado ser eficaces en el tratamiento de infecciones agudas graves, a modo de ejemplo la Hepatitis B y el Tétanos, por mencionar sólo algunos.
En este caso del coronavirus, mediante el proceso farmacéutico industrial que concentre los anticuerpos anti COVID 19 presente en el plasma obtenido de las personas recuperadas de la enfermedad, se pretende obtener una inmunoglobulina enriquecida y que, por su alta pureza, perfil de seguridad y mayor potencia (comparado con la administración de plasma) lo que permitirá a los médicos realizar la administración de un medicamento con dosificación precisa y consistente para ayudar a reforzar el sistema inmunológico de los pacientes y a responder positivamente frente a la agresión del virus.

La acción terapéutica consiste en agregar anticuerpos que atacan directamente al coronavirus y que están en la gammaglobulina y ayudan a las defensas del paciente acelerando y mejorando su recuperación.

Hay que aclarar que es “un medicamento biológico inyectable” y que no es una Vacuna. Con esta aclaración se comprende mejor la acción terapéutica.

La iniciativa cuenta con el apoyo del Ministerio de Salud de la Nación y el Gobierno de la Provincia de Córdoba y se está trabajando junto al Sistema Nacional de Sangre y otras instituciones científicas y técnicas de la Universidad Nacional de Córdoba, ANLIS y del CONICET para avanzar en los distintos aspectos que implica un proyecto de esta envergadura, como son:
• Obtención de la materia prima necesaria: plasma de pacientes convalecientes de COVID-19.
• Factibilidad tecnológica: adecuación de la tecnología y equipamientos existentes en la planta para adaptar los procesos productivos.
• Protocolo regulatorio de emergencia: autorización de ANMAT para comenzar a producir un medicamento que aún no completó su etapa de registro ante la autoridad sanitaria.
• Métodos Analíticos para la cuantificación de anticuerpos anti-Covid19.

Comentarios

Relacionadas

Es ley el proyecto que declara de interés público la vacuna contra la COVID-19

Editor

Detectaron 46 nuevos casos, 36 pacientes recibieron el alta y 4 fallecieron

Editor

Jujuy abre las puertas al turismo nacional pero realizará seguimiento epidemiológico

Editor