Jujuy OnLine Noticias

El obispo crítico de Daniel Ortega que rechazó el traslado a EE.UU. fue condenado a 26 años de prisión

Monseñor Álvarez recibió una dura sentencia judicial tras negarse a subir al avión hacia Washington con otros 222 presos políticos.

El castigo contra monseñor Rolando Álvarez, el obispo rebelde de Matagalpa, llegó este viernes en forma exprés y con condena adelantada: 26 años y cuatro meses de cárcel y retirada de la nacionalidad. Ese es el precio en Nicaragua a quienes se atreven a llevar la contra a Daniel Ortega, tal y como el propio caudillo reconoció en su mensaje al país. La acusación inicial contra Álvarez era de conspiración por cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas.

Un solo día tardó la dictadura en condenar al hombre que se negó a subir en el avión que trasladó a los 222 desterrados a Washington. El penúltimo acto de valentía de la voz eclesiástica más crítica desde el comienzo de la rebelión civil en 2018. Sus homilías eran esperadas con devoción, a sabiendas de que no se ahorraría ni una sola denuncia contra la impunidad del poder. Desde el jueves está recluido, por venganza, en la cárcel Modelo.

Tan molesto resulta Álvarez al régimen sandinista que Ortega usó buena parte de su mensaje al país de anoche para intentar desprestigiarlo llamándolo soberbio, energúmeno, terrorista y desquiciado. El caudillo incluso mostró su sorpresa e indignación porque el obispo no cumpliera sus órdenes a rajatabla, lo que lo exasperó y llevó a denunciar públicamente los abusos sexuales en la Iglesia y los insultos y ataques contra el papa Francisco, con quien en su día pactó el exilio del arzobispo de Managua, Silvio José Báez.

“El que no se quiso montar en el avión fue el personaje Álvarez. Estaba haciendo la fila y al llegar a las escaleras empieza a decir que él no se va, que primero tendría que hablar con los obispos. Una cosa absurda, la decisión era del Estado, él no lo podía cuestionar”, escenificó Ortega con la ayuda de su mujer Rosario Murillo, en modo apuntadora.

“Ahora está en la cárcel Modelo, con centenares de presos, se considera el líder de la iglesia latinoamericana. Está desquiciado, a punto de optar al cargo de Papa”, insultó el dictador, que acusó al obispo de no tener “el coraje de Cristo, que aguantó la crucifixión”.

Joven rebelde

Rebelde desde joven, así es este sacerdote católico de 56 años, que se refugió en Guatemala para huir del servicio militar obligatorio impuesto por los sandinistas. Durante las negociaciones entre oposición y gobierno en 2018, Álvarez y otros prelados ejercieron como mediadores entre ambas partes, pero su discurso en demanda de democracia lo convirtió en una de las personas más odiadas por la familia Ortega Murillo.

“El mal se vence únicamente a fuerza de bien. No hay otro camino. El bien es propio de los fuertes”. A monseñor Rolando Álvarez, el obispo rebelde de Matagalpa, le gusta ofrecer sus pensamientos a sus feligreses, incluso cuando la dictadura más le ha apretado las tuercas de la represión.

Cuando la dictadura comenzó el operativo de este semana, el obispo de Matagalpa permanecía en arresto domiciliario. El año pasado sufrió un arresto ilegal durante cuatro meses, durante los cuales se lo mantuvo secuestrado en una casa clandestina.

La desaparición del obispo rebelde acabó en diciembre, cuando lo obligaron a comparecer en una sala judicial ante un juez invisible. Sus captores difundieron dos imágenes del sacerdote, demacrado, sin su sotana, la misma con la que, de rodillas y con un crucifijo, se enfrentó en su iglesia a las huestes policiales de Ortega. Como si de esta manera lo humillaran, con el mismo guion y con las mismas acusaciones seguidas contra los 40 dirigentes políticos, incluidos los siete precandidatos presidenciales, detenidos en 2021.

Después de perseguir y encarcelar a la oposición política, hostigar y forzar el exilio de centenares de miembros de la sociedad civil, el sandinismo emprendió una cruzada contra la Iglesia Católica. Una decena de sacerdotes fueron detenidos, incluidos los periodistas que trabajan en el sitio web del Obispado de Matagalpa.

Los clérigos también sufrieron agresiones, tanto de los agentes como de las turbas del régimen. En total, según fuentes independientes, más de 400 actos, lo que incluye cierre de emisoras de radio y TV, censura, profanación de templos, incluso la quema de la venerada imagen de la Sangre de Cristo, contra la que lanzaron una bomba molotov en la Catedral de Managua.

 

Fuente: lanacion.com.ar

Relacionadas

Histórico: Claudia Sheinbaum será la primera presidenta en la historia de México

Editor

Causa YPF: Analizan el embargo de activos de la petrolera y del BCRA

Editor

España anunció que retira de manera definitiva a su embajadora en Buenos Aires

Editor