Jujuy OnLine Noticias

Incertidumbre económica hace caer el crédito bancario a empresas

A medida que se reabren las actividades económicas, las líneas de asistencia crediticia para las empresas van perdiendo protagonismo y el consumo de las familias vuelve a impulsar los préstamos prendarios y con tarjeta de crédito. Esa es la historia que cuentan los datos de financiamiento al sector privado durante el primer trimestre.

Con los datos de marzo ya cerrados, se observa que durante los primeros tres meses del año el saldo nominal promedio del crédito a empresas apenas se movió. Los préstamos vía adelantos sumaron 0,7% a su stock y aquellos realizados por descuento de documentos (como cheques y pagarés) subieron 1,7%.

En cambio, la financiación a las familias -y particularmente al consumo- mostró mayores avances. El stock promedio de créditos prendarios avanzó 16,5% nominal en el primer trimestre mientras que las financiaciones con tarjetas sumaron 9,3% a su stock y las líneas personales avanzaron 8,3% en el mismo período.

Si se tiene en cuenta la inflación acumulada en los primeros tres meses del año, que sería de aproximadamente 12%, se observa que solo los préstamos prendarios lograron un crecimiento superior al de los precios. Hacia adelante, la consultora LCG anticipó que el financiamiento a empresas y al consumo continuarán con un bajo dinamismo.

“La posibilidad de nuevos confinamientos estrictos podría traccionar positivamente a partir de mayores necesidades de crédito, pero no esperamos un repunte similar al de 2020, cuando el punto de partida inicial era inferior”, indicó en un reporte.

Menos empresas se financiaron en marzo
De acuerdo a los datos publicados por el Banco Central (BCRA) los préstamos al sector privado se contrajeron 1,6% en términos reales y sin estacionalidad durante marzo. Según indicó el organismo, la ralentización del crédito ocurrió en un contexto de paulatina recuperación de la actividad económica que hizo bajar la demanda de las líneas de crédito subsidiadas que se crearon en el contexto del aislamiento más estricto.

“La caída registrada en el mes se explicó, fundamentalmente, por la evolución de las líneas comerciales, mientras que el financiamiento con tarjetas de crédito y los préstamos prendarios contribuyeron positivamente a la variación mensual”, reconoció el BCRA.

El financiamiento a empresas registró una contracción mensual de 5% real sin estacionalidad en marzo. La autoridad monetaria detalló que los documentos descontados y los documentos a sola firma exhibieron una disminución de 1,3% y 2,9% en términos reales (es decir, descontando el efecto de la inflación). Por su parte, los adelantos en cuenta corriente se derrumbaron 11,5% sin estacionalidad y a precios constantes.

Precisamente, el BCRA informó que casi toda la desaceleración del crédito comercial tuvo que ver con las grandes empresas, que no son beneficiarias de las líneas con tasas blandas. Las mipymes, por el contrario, continuaron solicitando financiamiento en forma estable durante marzo.

Las familias aprovechan Ahora 12
En lo que tiene que ver con el crédito a las familias, los préstamos prendarios continúan destacándose. El BCRA calculó que la expansión mensual fue de 2% en términos reales y sin estacionalidad. Así, acumulan nueve meses consecutivos de variación positiva. “El gran dinamismo que siguen presentando los créditos prendarios está vinculado a la recuperación de las ventas en el mercado automotor, que se reflejó en los mayores niveles de patentamientos”, expresó el BCRA.

Entre los préstamos al consumo, las financiaciones con tarjeta de crédito crecieron 1,4% real en marzo. “Uno de los factores que incide en la evolución de esta línea de crédito es la facturación en el marco del programa ‘Ahora 12′. Cabe señalar que la Secretaría de Comercio Interior lo prorrogó hasta el 31 de julio para abonar compras financiadas en 3, 6, 12 o 18 cuotas fijas mensuales con tarjeta de crédito”, recalcó la autoridad monetaria.

Pese a ello, el consumo todavía no llega a los niveles previos a la irrupción del coronavirus. “Si bien la economía está mostrando signos de recuperación, tanto el nivel de empleo como el poder de compra de los salarios siguen claramente por debajo de los niveles prepandemia y son dos factores que juegan en contra de una recuperación más robusta del consumo. Eso se suma a la inflación, que se mantiene elevada”, comentaron en un banco consultado por TN.com.ar.

“Tarjetas de crédito sigue siendo el instrumento de financiamiento de las familias. En parte por los descuentos pero, mayormente, por las cuotas sin interés y Ahora 12″, coincidieron en otra entidad.

FUENTE: TN

Comentarios

Relacionadas

Fernández cruzó a la Corte Suprema de Justicia tras el fallo en contra de la suspensión de clases presenciales

Editor

La Corte falló en contra de la suspensión de las clases presenciales en CABA ordenada por Alberto Fernández

Editor

Impuesto a la riqueza: lo pagaron 10.000 contribuyentes y un 20% judicializó o incumplió la medida

Editor
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com