Jujuy OnLine Noticias

Combustibles: No habrá aumentos de precios y quedarán congelados por tres meses

En mayo pasado, el Gobierno postergó la actualización del impuesto a los combustibles (ICL) y del impuesto al dióxido de carbono (IDC) del primer y segundo trimestre de 2021 hasta el 1 de diciembre de este año.

La medida, que implica una suba cercana al 8 % en el surtidor, será postergada hasta la sanción de la ley de promociones hidrocarburíferas, según confirmó el secretario de Energía, Darío Martínez.

“Ya está en marcha la sanción del Decreto”, había dicho el lunes el funcionario durante una entrevista. El decreto postergará la actualización del Impuesto sobre los Combustibles Líquidos (ICL) hasta marzo próximo, de modo tal que el congelamiento en el precio de los combustibles se sostendrá hasta iniciado el 2022.

Nueva ley

“Creemos que hasta que no esté sancionada la nueva Ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas lo mejor es dejarlo como está, para que no haya impacto en surtidores“, afirmó.

Vale recordar que la Ley N° 23.966 estableció montos fijos en pesos por unidades de medida para determinar el impuesto sobre los combustibles líquidos y el impuesto al dióxido de carbono, respectivamente. Estos deben actualizarse por trimestre calendario sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que suministre el INDEC.

Durante el Gobierno de Mauricio Macri, se dispuso que la AFIP modificaría los impuestos en enero, abril, julio y octubre de cada año, considerando la variación del IPC correspondiente al trimestre calendario que finalice el mes inmediato anterior al de la actualización que se efectúe. Sin embargo y para disminuir la tensión sobre el bolsillo de los consumidores, durante el año pasado, los ajustes se comenzaron a diferir.

El nuevo esquema

La Ley de Promoción de Inversiones Hidrocarburíferas cambia la base de cálculo del tributo, pasando del impuesto de suma fija actualizable a uno “ad valorem”, similar a la que estaba vigente antes de la reforma impuesta por la Ley 27.430 del año 2017.

La nueva metodología para estimar la carga impositiva se basa en el establecimiento de un porcentaje sobre el precio del producto. Para la nafta sin plomo (de más de 92 RON) es de 39,5 por ciento y para el gasoil en todas sus variantes, es de 23,2 por ciento.

Y para el caso del impuesto al dióxido de carbono, las nuevas alícuotas propuestas serían: naftas, 2,4 por ciento y gasoil, 2,3 por ciento.

Precios

Martínez también estimó que “no creo que este año haya variaciones en el surtidor” a pesar de la presión permanente de la cotización del petróleo y las demás variables que impactan sobre el precio final de los combustibles.

Comentarios

Relacionadas

El Gobierno solicitó a Interpol en Moscú la detención de Mohsen Rezai, terrorista acusado del atentado a la AMIA

Editor

El Gobierno convocará las sesiones extraordinarias del Congreso a partir del 1 de febrero

Editor

El kirchnerismo presentó en el Senado un proyecto de ley para que vuelva Fútbol para Todos

Editor