Jujuy OnLine Noticias

Luis Arce superó el 50% de los votos y el MAS volverá a gobernar Bolivia un año después de la renuncia de Evo Morales

A casi un año de la traumática renuncia de Evo Morales, los bolivianos eligieron este domingo a Luis Arce como nuevo presidente, en un clima polarizado, con la economía golpeada por el coronavirus y temores de otra convulsión social. El conteo rápido le daba al candidato del MAS un 52% de los votos, por sobre Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana) del 31%. El líder del MAS, exiliado en Buenos Aires, dijo que Bolivia “recuperó la democracia”.

Tras varias horas de demora en la publicación de bocas de urna oficiales, pasadas la 1 el Tribunal Supremo Electoral (TSE) dio a conocer los primeros sondeos de boca de urna. La ventaja para el candidato del MAS era de casi veinte puntos. Más atrás Fernando Camacho sumaba el 14% de los sufragios.

Por primera vez en 20 años, Morales está excluido de la contienda electoral, luego su renuncia el 10 de noviembre de 2019 en medio de una crisis por las denuncias de fraude en las elecciones en que buscaba un cuarto término, que derivó en el mandato interino de Jeanine Áñez.

El Movimiento al Socialismo volvería de esta forma al poder, que ejerce en el Ejecutivo desde 2006 con mandatos consecutivos de Evo Morales. “Los bolivianos hemos recuperado la democracia y la esperanza. Vamos a construir un gobierno de unidad nacional”, dijo Arce desde su centro de campaña.

La presidente interina Áñez felicitó por Twitter al MAS: “Aún no tenemos cómputo oficial, pero por los datos con los que contamos, el Sr. Arce y el Sr. Choquehuanca han ganado la elección. Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y en la democracia”.

Pasadas las 0.30, el vocero del MAS, Sebastián Michel, había salido a asegurar que a pesar de que los datos oficiales no estaban aún publicados, esa fuerza política tenía información de que Luis Arce ganaría la elección con un porcentaje superior al 45%, lo que le permitiría evitar el balotaje con Carlos Mesa.

Por su parte, Ricardo Paz, portavoz de CC de Mesa, había considerado: “No va a ser un proceso rápido como quisiéramos, pero debemos priorizar la seguridad de estos resultados para respetar lo que mande la voluntad del pueblo. Hacemos una convocatoria al pueblo para que espere en tranquilidad y paz”.

A pesar de que se esperaba una jornada tensa, la elección transcurrió con una calma que fue elogiada por todos los actores involucrados, incluidas las misiones de observadores internacionales, pero tras el cierre del comicio comenzó una espera que se prolongó sobre el cierre de la jornada electoral.

Cuando el retraso en la difusión de los sondeos de boca de urna, anunciados para las 20, llevaba más de seis horas, el escrutinio oficial aún no llegaba al 5% de las actas escrutadas, el Ministerio de Gobierno emitió un comunicado en que destacó la “verdadera fiesta democrática en la que toda la población pudo ejercer su derecho al voto con tranquilidad y completa seguridad”.

La explicación oficial sobre la demora fue que no se podrían difundir bocas de urna hasta tanto el 95% de las mesas en las que se hizo el muestreo estén escrutadas. Los centros electorales abrieron a las 8 y cerraron a las 17 bajo un resguardo militar y policial, así como medidas sanitarias por el coronavirus.

La expectativa es que el resultado final de la elección se pueda conocer en las primeras horas del lunes. Salvador Romero, presidente del Tribunal Supremo, sostuvo minutos antes del horario de cierre oficial: “Tenemos una jornada electoral que está transcurriendo en paz”, sostuvo. No obstante, se conoció que hubo algunos tumultos en zonas rurales, en medio de medidas oficiales restrictivas a causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Por su parte, Jeanine Áñez aseguró que la jornada se desarrolló en paz y de forma limpia. “Vamos a tener resultados creíbles, pero hay que tener paciencia”, aseguró. “Hemos tenido un día de fiesta pacífica y democrática, quiero agradecer a los ciudadanos, a las autoridades electorales, a la Policía y a las Fuerzas Armadas, que han contribuido a la paz social, les pido que sigamos así”, dijo Áñez. “Quiero pedir a los partidos políticos y a todos los ciudadanos paciencia para esperar los resultados sin generar ningún tipo de hechos violentos. Les aseguro vamos a tener resultados creíbles, tengamos paciencia”, sostuvo.

La decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de no utilizar el sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpe), anunciada diez horas del inicio del comicio, fue un acuerdo del que participaron las principales fuerzas políticas en pugna y es tal vez el elemento que explica la tranquilidad con que se desarrolló la elección.

Pero también se achacaba que el escaso tiempo con que se resolvió dejar en un cajón al Direpe (recuento rápido) fue un elemento que contribuyó a la demora para que las empresas privadas pudieran hacer su recolección de datos para los boca de urna. En concreto, una de las empresas, Jubileo, se quejó públicamente porque en las mesas no le dejaban fotografiar las actas de votación, con las que elaboran su sondeo. El TSE reiteró que esas fotografías no estaban prohibidas, pero al parecer ya era tarde.

Pero el TSE también estuvo en contacto con una “troika”, como se autodenominaron los actores, conformada por representantes de las Naciones Unidas (ONU), el Episcopado Boliviano y la Unión Europea (UE) durante todo la preparación del acto electoral. De esta forma, esta “troika” relegó a un segundo plano a la Organización de Estados Americanos (OEA). Este domingo también se renovaron los 166 asientos del Congreso bicameral.

FUENTE: TN

Comentarios

Relacionadas

Xi Jinping les prohibió a los médicos de Wuhan hablar sobre el inicio del coronavirus: la ley que contempla penas de muerte

Editor

Estados Unidos: Donald Trump dio luz verde para comenzar la transición hacia el nuevo gobierno de Joe Biden

Editor

Alarma entre los científicos en Bolivia por la aparición de un nuevo virus con una letalidad similar al ébola

Editor