Jujuy OnLine Noticias
Deportes

Un mapa para saber dónde se sigue jugando al fútbol pese al coronavirus

Aunque por la pandemia se suspendió la actividad en las ligas de Sudamérica y en las principales de Europa, hay torneos que continúan por diversos motivos. Nicaragua, Singapur y Belarus, algunos ejemplos.

En cuarentena, aislamiento voluntario o aislamiento obligatorio, todo se hace más difícil si no hay fútbol. Porque el fútbol podría haber sido un bálsamo, una suerte de cable a tierra en tiempos de coronavirus, home office y reclusión. Pero no hay nada en Argentina, ni en los países vecinos, ni en los países europeos que solemos mirar por televisión cada semana. Hay que viajar muy lejos para encontrar algún partido de una liga profesional. A lugares que apenas conocemos de nombre, pero en los que la pelota no se detuvo por diferentes razones.

Con cierto gradualismo, en efecto dominó, la actividad en casi todas las ligas del mundo se fue frenando con el correr de los días. Porque si el mundo está paralizado por la pandemia del virus Covid-19, el fútbol no es la excepción. Según AXEM, el portal que monitorea a los 2965 compatriotas que juegan alrededor del mundo, el último gol de un futbolista argentino fue el de Luis Acuña en la goleada 4-0 del Real Estelí ante Real Madriz, en Nicaragua. Hoy miércoles, en ese país, empezará con cinco partidos la 11ª fecha del torneo Clausura de Primera División.

¿Por qué se juega? Porque el Gobierno de Daniel Ortega intimó a los jugadores a seguir jugando, a pesar de un pedido formal para suspender la actividad. A modo de protesta, el actual líder del torneo, Cacique Diriangén FC, posó el sábado con barbijos. Nicaragua sólo reportó dos casos de infectados por el Covid-19.

Antes de Acuña, el último argentino que había gritado gol fue Mariano Barbieri, en la Primera B de Chile. Barbieri, que surgió de Flandria, pasó por Arsenal y en la Superliga 2016-2017 jugó toda la temporada para Belgrano de Córdoba, convirtió el martes 17 el empate con que su equipo, el San Luis de Quillota, sumó un punto ante Deportes Copiapó. El partido se jugó a puertas cerradas en el estadio municipal Lucio Fariña Fernández, los jugadores se saludaron con el codo y, como muchos de los encuentros de ascenso, estaba destino a ser uno más en el calendario. Pero se convirtió en novedad porque fue el último partido profesional que se jugó en la región. La pandemia ya había suspendido todas las otras ligas, incluso la Primera de Chile. Y luego de ese empate, el ascenso chileno también entró en cuarentena. Hasta ayer (martes 24), Chile registraba 1142 casos confirmados de Covid-19.

Mientras la población de casi todo el mundo se encuentra en aislamiento para evitar la propagación del virus, todavía hay países en los que el fútbol no se detuvo. Suena raro, sobre todo después de todo lo que se discutió acá en Argentina sobre si conviene o no seguir jugando, pero es así.

La Premier League de Singapur, por ejemplo, se disputó normalmente. El miércoles pasado, el líder Tampines Rovers goleó 4-0 Lion City Sailors y el viernes se enfrentaron Tanjong y Albirex. Por su cercanía y su relación comercial con China, Singapur fue uno de los primeros países afectados por el coronavirus, pero ahora se convirtió también en un modelo de éxito por el seguimiento social y por la rápida detección de nuevos casos a partir de sus kits de prueba de ácido nucleico.

Singapur no es el único. En Palestina, si bien se postergaron los partidos de la liga nacional (“West Bank Premier League”), hasta el jueves se disputaron partidos de la Gaza Strip Cup, una fase previa que se desarrolla en la Franja de Gaza de lo que sería la Copa Argentina o la Copa del Rey en España.

La Hyundai A-League de Australia se disputó este fin de semana a puertas cerradas, pero esta semana decidió postergar casi todos sus encuentros. El último mojón fue el triunfo 2-1 de Newcastle United Jets ante Melbourne City, el lunes.

Podría decirse que los bielorrusos son los más osados (o inconscientes) en este escenario mundial de crisis y pánico que crece de manera sostenida. El presidente Alexandr Lukashenko le pide a la población que vaya al sauna y beba mucho vodka para matar al virus, mientras que en Minsk y en otras ciudades, la primera fecha de su Premier League fue con público en todos sus encuentros. Este fin de semana se repetiría la modalidad. Casi como si nada pasara.

 

Fuente: 442.perfil.com

Related posts

Duras palabras de Fantino sobre el coronavirus y el fútbol: “No se va a morir de hambre Tevez”

Editor

El desopilante desafío de cuarentena de un hincha del Rojo: le puso 39 camisetas a su hijo

Editor

Barcelona anunció una rebaja salarial para todos

Editor

Leave a Comment