Jujuy OnLine Noticias

Venezuela: el desastre sanitario que se esconde detrás de las “goticas milagrosas”

Nicolás Maduro ha encontrado la receta mágica para aliviar la pandemia que sufre el planeta. “Diez goticas debajo de la lengua cada cuatro horas y el milagro se hace. Se hace. Es un poderoso antiviral, muy poderoso, que neutraliza al coronavirus. ¡De Venezuela para el mundo!”, aseguró el jefe revolucionario en cadena nacional ante la incredulidad de ese mismo planeta.

El anuncio del “hijo de Chávez” llega cuando sobre América Latina y también Venezuela avanza la segunda ola de la pandemia, superada en la región la barrera de las 570.000 muertes y de los 18 millones de positivos. Y en medio de la polémica tras saberse que el régimen bolivariano no está usando las 300.000 pruebas de PCR enviadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), junto a 24 equipos nuevos, tras los fondos aportados por el gobierno interino de Juan Guaidó.

Venezuela inició este domingo una semana de flexibilización, durante la cual se tiene previsto la reapertura de las salas de cine, cerradas desde el 13 de marzo del año pasado. Las estadísticas oficiales aseguran que sólo han fallecido 1.148 personas en el país, aunque los cálculos del Parlamento legítimo y de expertos duplican y hasta triplican esa cantidad.

Sólo durante la última semana han fallecido 15 médicos y tres enfermeras, con lo que se elevan a 411 las muertes del personal de la salud. “No hay país en el mundo, por muy pobre que sea, en que el número de muertes de su personal de salud se ubique en el 33% de los fallecidos totales”, insistió el Parlamento.

Como parte del mismo escenario, el jefe revolucionario presentó el domingo las “goticas milagrosas” de José Gregorio Hernández, el conocido como “médico del pueblo”, venerado en distintos estratos de la sociedad venezolana y cuya beatificación se realizará en abril. Este supuesto antiviral, el “carvativir”, “neutraliza 100% el coronavirus. Tenemos las patentes y la permisología, una medicina totalmente inocua que no tiene ningún tipo de efectos secundarios, creación de una mente brillante”, añadió el “hijo de Chávez”.

Poco más se sabe, ni pruebas ni la identidad del creador, bajo resguardo bolivariano. Maduro ha encargado a Delcy Rodríguez que se acerca a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que lo certifiquen, algo que no se hizo con los anteriores remedios chavistas.

La primera respuesta de la comunidad científica venezolana fue muy poco alentadora para el planeta. “Eso es un cuento. Todos los medicamentos deben pasar por el rigor del método científico. Le falta mucho a este para poder recomendarse porque no tiene ese rigor”, aseguró a medios locales Enrique Montbrum, especialista del Hospital Vargas de Caracas.

No se trata ni mucho menos del primer remedio promocionado por Maduro, quien durante 2020 vendió la supuesta efectividad del té de malojillo (hierba Luisa o cedrón), de unas gotas homeopáticas hechas en Cuba y de la molécula DR-10. “Son anuncios reiterativos que hace la dictadura para generar una especie de clima de control o de protección. La realidad es que Maduro no protege a nadie. Todos ellos (jerarcas chavistas) van al hospitalito de Fuerte Tiuna, con todos los lujos y los medicamentos, pero la mayoría de los venezolanos le toca un hospital donde las palabras que más se escuchan es no hay. Solamente hay médicos y enfermeras venezolanas que siguen dando la cara en los centros de salud”, criticó el diputado José Manuel Olivares, comisionado presidencial para Emergencia en Salud.

Según los cálculos realizados por el diario La Prensa de Lara, las medicinas para una afección leve cuestan 1.700 dólares americanos para casos graves y 44$ para los leves. El salario mínimo en Venezuela no alcanza ni un dólar.

Los estados cercanos a Colombia, como Táchira, Mérida y Trujillo, reportan a diario complicaciones muy graves en sus centros de salud. “La escasez del material hospitalario está alrededor del 80% en el resto del país, faltan desde las batas de los médicos hasta las medicinas pasando por material quirúrgico y material para los cuidados intensivos. El 80% de tomógrafos, resonadores y rayos X no están operativos, lo que dificulta aún más manejar estas patologías”, precisa Olivares, oncólogo de profesión.

El escándalo desatado la semana pasada, cuando se supo que Venezuela va a la cola del mundo en realización de pruebas PCR, ha sembrado aún más dudas ante una campaña de vacunación que Maduro anuncia para abril y con la vacuna rusa Sputnik. Actualmente sólo se realizan 200 PCR diarios, “no las utilizan para mantener ese aplanamiento virtual o irreal de la curva de casos en Venezuela”, denunció Olivares.

 

Fuente: lanacion.com.ar

Comentarios

Relacionadas

Japón: crean un Ministerio de la Soledad para combatir los suicidios

Editor

Covishield: la empresa india que produce la vacuna que llegará al país pidió paciencia

Editor

El mensaje en Twitter de Jair Bolsonaro contra el gobierno de Alberto Fernández

Editor