Jujuy OnLine Noticias

Prepagas cuestionaron el congelamiento en las cuotas y podrían aplicar copagos

La decisión del Gobierno Nacional de suspender por 90 días los incrementos en la medicina prepaga forma parte del paquete de alivio anunciado por el ministro de Economía, Sergio Massa, durante el fin de semana. Este paquete también incluye el pago de sumas fijas para empleados y jubilados. Esta medida ha generado preocupación en el sector de la salud. Los financiadores, que ya venían con aumentos autorizados que apenas seguían el ritmo de la inflación y enfrentaban dificultades por la falta de acceso a insumos, especialmente importados, ahora evalúan la posibilidad de implementar copagos e incluso recurrir a medidas judiciales.

“Hemos decidido suspender el incremento de la medicina prepaga por los próximos 90 días, para todos aquellos hogares cuyo ingreso no exceda los $2 millones”, anunció el titular de Hacienda en un video en sus redes sociales. “La idea es que el esfuerzo realizado por los trabajadores y el Estado se vea reflejado en una atención de salud que no afecte el bolsillo del trabajador”, agregó.

La noticia, según fuentes del sector, fue inesperada. Los empresarios no habían sido previamente informados ni consultados, y tras el anuncio, se vieron enfrentados a la perspectiva de un congelamiento de sus ingresos en los próximos meses, mientras sus costos continúan aumentando, al menos, al ritmo de una inflación creciente.

Según pudo saber este medio, la Confederación Unión Argentina de Salud–UAS, la entidad de tercer grado que nuclea a la mayoría de las Cámaras y Federaciones que a su vez agrupan a entidades que prestan servicios de salud a más del 70% de los argentinos, está preparando una reunión inminente por este tema.

“Una suspensión transitoria de aumentos no resuelve –peor aún, agrava– el problema del financiamiento del sistema de salud”, destacaron desde una de las prepagas más importantes del país y destacaron que los aumentos de los insumos médicos llegaron hasta un 50 % en el último mes. El sector habla de una crisis ya existente que se acrecienta aún más con este contexto.

“Las prepagas trasladaban automáticamente el 92 % de sus aumentos a los prestadores. Con esta medida, no habrá aumento de aranceles a los sanatorios y centros; tampoco habrá aumento de honorarios profesionales, lo cual profundizará el retraso de lo que cada profesional debe ganar. Se producirán problemas gremiales ante la imposibilidad de revisar paritarias. Se intenta solucionar un problema generando otro con el consecuente desfasaje entre los costos de las prestaciones médicas, honorarios, tratamientos, insumos, etc.”, destacaron desde esta empresa, una de las referentes del sector de la salud privada.

Todo lo anterior se va a traducir en un deterioro aún mayor del que está sufriendo el sector por un lado y la sociedad por otro. Ninguna de estas medidas declara que las empresas van a recibir alguna compensación tributaria ni de la Seguridad Social. Con los ingresos regulados y controlados y los costos prácticamente liberados estas nuevas medidas tampoco van a colaborar para mejorar la atención ni a preservar el bolsillo de los usuarios

Hasta el momento, el sector había acordado una indexación mensual por 18 meses en base a la suba del Índice de Costos o del 90 % del RIPTE (salarios formales) para los que ganan menos de seis Salarios Mínimos, Vital y Móvil (SMVM). Del otro lado del mostrador, además, estaban forzadas a aumentar las tarifas que pagan a las prestadoras -clínicas, profesionales, centros de diagnóstico- por los servicios que reciben sus beneficiarios en hasta un 90 % del aumento de sus ingresos por cobro de cuotas.

Siguiendo esa lógica, y sin aumentos en los ingresos por sus cuotas debido al congelamiento, ahora las prepagas creen que deberán frenar los aumentos a las prestadoras. De esa forma quedarán frenados los aumentos en los servicios de médicos, enfermeros, profesionales de diagnóstico, etc. Freno a aumentos en todos los servicios que una prepaga u obra social –las financiadoras– pagan a las empresas que prestan servicios de salud por el uso que le dan sus beneficiarios.

El conflicto que se generaría es evidente. Con prestadores que denuncian aumentos de precios de insumos, tanto los importados por las trabas cambiarias como los que están disponibles en el país por las subas de precios posteriores a la devaluación del 14 de agosto.

Insumos

Ya en el sector los problemas de insumos y de cobertura eran serios. Hace 10 días, las empresas del sector privado de la salud ya habían alertado por desabastecimiento y suba de precios de insumos médicos. La cámara Adecra-Cedim puso el foco en las dificultades para adquirir materiales descartables y medicamentos de uso habitual, y aseguraron que en el último mes hubo subas de precios superiores al 100 por ciento.

«A la crisis estructural de financiamiento que las instituciones vienen atravesando desde hace años, producto fundamentalmente de un descalce entre costos y aranceles, se suma la problemática coyuntural, que se agravó durante los últimos días y que tiene que ver con serias dificultades para adquirir insumos clave para la atención de los pacientes, como materiales descartables y medicamentos de uso habitual”, aseguró entonces el presidente de Adecra, Jorge Cherro.

“Toda esta problemática se da en un marco, a nivel nacional, de devaluación cambiaria e inflación, sumado a las características propias de las normas oficiales vigentes a nivel de comercio exterior, cambiarias y fiscales, que complejizan la operatividad diaria para el funcionamiento del equipamiento médico”, expresó el presidente de Cedim, Marcelo Kaufman.

Esta mañana en diálogo con Radio con Vos, Juan Manuel Ibarguren, titular de la Cámara de Medicina Oftalmológica, describió que “estamos en una coyuntura dramática, con un aumento sideral en los costos sobre todo en cuestiones tecnológicas. Los insumos, en el caso de la cirugía de cataratas, las que más se hacen, están faltando”

Ibarguren dijo que el sector tenía “semáforo verde” del ministerio de Salud, pero que los proveedores no les entregan productos. “tenemos stock para una semana. Las cirugías de desprendimiento de retina o glaucoma son urgentes y pueden hacer que las personas pierdan la vista. Los proveedores hace meses que cobran en dólar blue, algo que es insostenible, pero además hay escasez. Las prepagas tampoco reconocen el aumento de los costos, y ahora, además, congelan. No va a haber reconocimiento alguno. Vamos a un esquema en el que los pacientes van a tener que empezar a cubrir parte de los gastos”, dijo el especialista.

“Estamos en una coyuntura dramática, con un aumento sideral en los costos sobre todo en cuestiones tecnológicas” (Ibarguren)

Con respecto a la falta de elementos de contraste para las tomografías y otros faltantes en general, aseguró que “la industria denuncia que tienen parados en la Aduana lotes de insumos. Descartables, por ejemplo. No son autos o alimentos, que me merecen todo el respeto, pero acá estamos hablando de la salud de la gente. No son temas prorrogables. Y se habla de que hay que liberar unos USD 100 millones, no parece una cifra inalcanzable si es verdad que hay ‘semáforo verde’, como nos planteó Carla Vizzotti en su momento”.

Por su parte, la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (Cadime) advirtió que la demora en la entrada al país de insumos estratégicos para el sector de la salud está generando una interrupción en el suministro de prestaciones médicas, a la vez que indicó que sería inminente el riesgo de desabastecimiento de productos indispensables para el diagnóstico y tratamiento de miles de pacientes que atienden las pymes prestadoras del sector de todo el país.

La situación es de extrema preocupación, según un relevamiento efectuado por Cadime, ya que, de hecho, está paralizada la importación de repuestos o la compra de equipamiento y esto hace que los prestadores no puedan operar sus tomógrafos desde hace más de 40 días, lo que imposibilita la administración de estudios.

Además, los proveedores de insumos como el contraste endovenoso manifiestan que se encuentran sin stock, a raíz de la demora en los trámites de importación y esta situación impacta en la suspensión de prestaciones en las pymes de diagnóstico médico y en una existencia que no supera los 30 días en el caso de los grandes prestadores.

Las tomografías generalmente resultan el mejor método para detectar patologías en tórax, abdomen, pelvis, pulmón, hígado, riñón, ovarios y páncreas debido a que la imagen le permite al médico confirmar la presencia de un tumor, medir su tamaño, identificar su ubicación y el alcance que tiene sobre tejidos cercanos.

Este examen también juega un rol significativo en detectar, diagnosticar y tratar enfermedades vasculares que pueden conducir a derrames cerebrales, insuficiencias renales e incluso la muerte, mientras que, es empleado para examinar pacientes con heridas debidas a traumas como los accidentes automovilísticos.

“La carencia de estos insumos se suma al incremento del orden de entre el 30% y el 80% en los precios de otros insumos, como los reactivos de diagnóstico para la salud humana, indispensables para la continuidad del servicio de análisis clínicos y el funcionamiento de determinados equipos instalados en hospitales, clínicas, sanatorios y prestadores ambulatorios”, explicó Guillermo Gómez Galizia, presidente de Cadime en declaraciones consignadas por la agencia NA.

Es el caso de sondas, catéteres, cánulas de aspiración, equipos de administración de sangre y de soluciones parenterales, equipos para diálisis, agujas para biopsia, puertos para administración de medicamentos oncológicos e insumos oftalmológicos y odontológicos.

Este escenario es consecuencia de la devaluación del peso, el día posterior a las PASO, que impactó en las subas de precios de los insumos médicos y en el hecho de que varios proveedores no cuenten con plazos de entrega determinados.

“Esto se suma al atraso arancelario y a los plazos de pago superiores a 120 días que reciben los prestadores ambulatorios, lo que está generando inexorablemente una interrupción en sus servicios”, completó el representante de la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico.

FUENTE: Infobae

Relacionadas

El Gobierno anunció un refuerzo para trabajadores informales de $94.000

Editor

Una familia jujeña necesitó más de 260.000 pesos para no ser pobre en agosto

Editor

La canasta alimentaria se disparó en agosto: se necesitan casi $285 mil por mes para no ser pobre

Editor